Aceptar

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.

Hostelería - Pulpeira

MAS · arquitectura traslada a Madrid la esencia de las pulpeiras gallegas

23/02/2011 en Hostelería, Reforma

Calle de Ayala 87, en el epicentro del barrio de Salamanca en Madrid. Este fue finalmente el lugar escogido para trasladar a la capital de España un trocito de Galicia: un lugar donde compartir experiencias en torno a la buena mesa.

Materia prima escogida entre los mejores proveedores; esmero y cariño en la cocina y un ambiente sugerente son las claves del éxito que la pulpeira Vilalúa está ya cosechando. En MAS · arquitectura hemos aportado nuestros conocimientos para superar el desafío de trasladar, sin caer en los tópicos hiperrústicos, la atmósfera de las tradicionales pulpeiras gallegas: un lugar donde compartir el tiempo con los tuyos.

Las mesas y bancos corridos -una invitación a compartir experiencias-, y una distribución perimetral que permite moverse alrededor de la barra que corona la estancia son las características de este proyecto para local de hostelería. El mobiliario, diseñado por el equipo de MAS · arquitectura, apuesta por los materiales renovables, como la madera vieja, sin tratar, para alcanzar el objetivo de sostenibilidad del proyecto.

La entrada en el universo Vilalúa supone un viaje hacia lo desconocido: la magia de un pedacito descontextualizado de Galicia. El túnel que nos recibe en plena calle Ayala, proyectado en madera, ha sido equipado con estantes y papeleras para convertir este espacio en un lugar confortable para los fumadores, anticipándonos a las necesidades de la ley antitabaco. La fachada del local nos descubre, además, las excelencias que nos esperan en el interior: pulpo gallego preparado a la manera tradicional.

El proyecto Vilalúa es el último ejemplo de nuestra manera de trabajar. En MAS · arquitectura siempre hemos procurado aplicar una perspectiva holística a nuestros proyectos. Concepción, diseño y ejecución forman parte de un proceso único en el que cada fase se superpone con la siguiente. La obra, concluida en 7 semanas, integra al final todos los elementos en una harmonía perfecta: mobiliario, iluminación y distribución forman parte de un conjunto.

Vilalúa esconde en su interior pequeños secretos constructivos que merecen la pena ser descubiertos. La puerta de entrada, el sistema de ventilación, los barriles de forma invertida o el cierre de los baños son un buen lugar para comenzar a buscar.

Fotos: Ana Samaniego

23/02/2011 en Hostelería, Reforma
» Si crees que te podemos ayudar, contáctanos «